Actividad Profesional

Meniscos

El menisco es un fibrocartílago fundamental dentro de la rodilla. Existen dos en cada articulación (medial y lateral) y funcionan como amortiguadores que trabajan absorbiendo impactos, soportando alrededor del 40% de la carga. Actúan como “amortiguadores”, generando un incremento en la estabilidad de la articulación.

Cada una de tus rodillas tiene dos piezas de cartílago en forma de C que actúan como un cojín entre el hueso de la espinilla y el hueso del muslo (meniscos). Una rotura del menisco causa dolor, hinchazón y rigidez. También puedes sentir un bloqueo en el movimiento de la rodilla y tener problemas para extenderla completamente.

Están expuestos a múltiples traumas, los que generalmente son por torsión o flexión. En los pacientes que van envejeciendo, también se presentan problemas por degeneración, lo que hace que se rompan de manera espontánea.

1. ¿Cuáles son los síntomas?

  • Una sensación de ruptura

  • Hinchazón o rigidez

  • Dolor, especialmente al torcer o girar la rodilla

  • Dificultad para enderezar la rodilla completamente

  • Sensación de que la rodilla está trabada al tratar de moverla

  • Sensación de que la rodilla se afloja

Consultar ante los primeros síntomas es imprescindible para evitar un daño mayor, porque a medida que el tiempo avanza, el dolor se incrementa y aumenta cuando se fuerza al máximo la articulación.

Ponte en contacto con tu médico si tienes la rodilla dolorida o hinchada, o si no puedes moverla de la manera habitual.

Solicita una Consulta.

2. Tipos de cirugías de meniscos 

Artroscopia o Menisectomia parcial:

La meniscectomía es una cirugía mínimamente invasiva que se realiza mediante pequeñas incisiones en la piel de la rodilla, esto permite remover y estabilizar la lesión del menisco.

Reparación o Sutura meniscal:

Esta cirugía de meniscos es aplicable a los casos más agudos y en roturas periféricas. Es confiable, porque es menos probable desarrollar una artrosis post cirugía, esta intervención protege la rodilla y preserva al menisco.

La operación de meniscos es una cirugía que dura entre 30 y 60 minutos, y en general antes de las 24 horas el paciente estará de vuelta en su casa para comenzar su recuperación.

Después de una meniscectomía  al terminar el proceso de recuperación, se puede retornar a la actividad física sin problema. Sin embargo, dependiendo del tipo de lesión en algunos casos es necesario realizar algunas modificaciones deportivas especialmente con deportes de impacto.

Femoropatelar o dolor anterior

El síndrome de dolor patelofemoral

Es un término que se usa para describir el dolor en la parte delantera de la rodilla y alrededor de la rótula o hueso de la rodilla.


El dolor de rodilla a menudo aumenta cuando corres, subes o bajas las escaleras, te sientas por largos períodos o te pones en cuclillas. Los tratamientos simples, como el descanso y la aplicación de hielo, a menudo son de ayuda, pero a veces es necesario acudir a la fisioterapia.

1. Síntomas 

  • Dolor durante el ejercicio y actividades donde se flexiona repetidamente la rodilla, como subir escaleras, correr, arrodillarse o hacer sentadillas.

  • Dolor después de estar sentado por un largo periodo de tiempo con las rodillas flexionadas, tal como en el cine o después de viajar en avión.

  • Dolor relacionado con un cambio en el nivel o intensidad de la actividad, superficie de juego o equipo.

  • Chasquidos o sonidos crepitantes en la rodilla al subir escaleras o al ponerse de pie después de estar sentado por mucho tiempo.

Tratamiento no quirúrgico

  • Ejercicios de terapia física.

  • Ejercicios específicos ayudarán a mejorar su rango de movimiento, fuerza y resistencia.

Tratamiento quirúrgico

  • Artroscopía

  • Transferencia del tubérculo tibial

  • Para este procedimiento se requiere una incisión de cirugía abierta tradicional

Osteotomía

Una osteotomía 

Es un procedimiento quirúrgico, realizado con anestesia general, que repara las articulaciones dañadas cortando y remodelando los huesos. Una osteotomía puede realizarse en las siguientes articulaciones:

  • Rodilla

  • Cadera

¿En qué consiste una osteotomía?

Debido a la complejidad de una osteotomía, será necesaria una hospitalización. Se utiliza anestesia general, lo que significa que estarás dormido durante la operación. Los cirujanos hacen una incisión sobre el área del hueso que se está remodelando.

Alternativas a una osteotomía

Una osteotomía es normalmente una alternativa para los procedimientos quirúrgicos mayores, como los reemplazos de cadera y rodilla, que son operaciones más serias con tiempos de recuperación muy largos, y a menudo también con cirugías de revisión. Comentar las opciones de tratamiento con tu especialista es esencial para tomar una decisión sobre el tratamiento a seguir.

1. ¿Que es una fractura?

La fractura, es la pérdida de la continuidad de una estructura ósea, que genera un dolor intensidad y limitación de la funcionalidad de la zona afectada. Según sea el grado de afectación que alcance una fractura, esta puede requerir intervenció quirúrgica o no.

Síntomas y signos de las fracturas

  • Deformidad de la zona afectada

  • Hematoma

  • Inflamación

  • Incapacidad de movilizar la zona

  • Incluso se puede presentar fiebre como consecuencia del hematoma o por infección de la zona 

Tratamiento de la fractura de rodilla

El tratamiento depende de la gravedad de la lesión, pero los más comunes son:

  • Colocación de una férula o yeso en la pierna, sólo en el caso de una fisura del hueso.

  • Procedimiento para volver a alinear los huesos y ponerlos en su lugar.

  • Se realizan cirugías en fracturas de tipo grave, donde se utilizan tornillos, placas o varillas.

  • Medicamentos para controlar el dolor.

Ligamento cruzado anterior

La lesión del ligamento cruzado anterior es un esguince o desgarro de ese ligamento, que es uno de los principales ligamentos de la rodilla. Las lesiones del ligamento cruzado anterior comúnmente se producen durante la práctica de deportes que implican paradas repentinas o cambios de dirección, saltar y caer con los pies, como el fútbol, el baloncesto, el fútbol americano y el esquí alpino.

La lesión del ligamento cruzado anterior es un esguince o desgarro de ese ligamento, que es uno de los principales ligamentos de la rodilla. Las lesiones del ligamento cruzado anterior comúnmente se producen durante la práctica de deportes que implican paradas repentinas o cambios de dirección, saltar y caer con los pies, como el fútbol, el baloncesto, el fútbol americano y el esquí alpino.

Síntomas

Los signos y síntomas de una lesión del ligamento cruzado anterior suelen ser:

  • Un chasquido fuerte o sensación de chasquido en la rodilla

  • Dolor intenso e incapacidad para continuar una actividad

  • Hinchazón rápida

  • Pérdida de la amplitud de movimiento

  • Sensación de inestabilidad o de «darse por vencido» al levantar peso

Causas

Las lesiones del ligamento cruzado anterior suelen ocurrir al practicar deportes y hacer actividades físicas que pueden ejercer presión en la rodilla:

  • Reducir la velocidad y cambiar de dirección de manera repentina (con brusquedad)

  • Girar con el pie firmemente apoyado

  • Caer sobre los pies torpemente tras un salto

  • Detenerse de manera repentina

  • Recibir un golpe directo en la rodilla o chocar, como un tacle en un partido de fútbol americano

Prótesis

Prótesis

Es un dispositivo diseñado para reemplazar una parte faltante del cuerpo o para hacer que una parte del cuerpo trabaje mejor. los brazos, las manos, las piernas o las articulaciones faltantes o enfermas comúnmente son reemplazados por dispositivos protésicos.

¿Por qué se realiza?

El motivo más común por el que se coloca una prótesis es a causa de una artrosis de rodilla (gonartrosis), que va dañando la articulación. Pero también algunas fracturasen que hay un gran daño del hueso subcondral o determinados tumores óseos hacen necesario un implante o prótesis de rodilla.

¿En qué consiste?

La cirugía de prótesis de rodilla dura unas dos horas y consiste en retirar el cartílago y hueso dañados de la articulación, colocando en su lugar piezas artificiales. Dichas piezas pueden colocarse en distintos lugares de la rodilla: extremo inferior del fémur (pieza hecha de metal), extremo superior de la tibia (pieza de plástico fuerte y metal) o al lado posterior de la rótula (prótesis hecha de plástico fuerte).

Cartílago

Es un tejido de características elásticas, sin nervios, vasos sanguíneos o linfáticos. Localizado en las articulaciones, varía su grosor según las diferentes localizaciones. Se encuentra recubriendo la superficie de la articulación, donde se juntan los 2 huesos para moverse (pe. La rodilla entre fémur y tibia). El cartílago articular reduce la fricción, transfiere y distribuye las cargas mecánicas en distintas posiciones articulares y ofrece una superficie articular lubricada, que permite que los huesos se deslicen y giren unos sobre otros sin apenas desgaste.

Tipos de lesión del cartílago articular

Para valorar la gravedad de las lesiones del cartílago articular nos valemos de una clasificación por grados. En ella, se establecen cuatro grados. Siendo el grado 0 el cartílago normal, sano, y el grado 4 el que ya afecta todas las capas del cartílago hialino y llega hasta el hueso subcondral.

Lesiones de cartílago más frecuentes

la lesión del cartílago articular más frecuente es la condropatía de rótula o condromalancia rotuliana, y el cóndilo femoral interno.

Tratamiento del desgaste del cartílago

  • Los métodos reparadores (perforaciones y microfracturas) ayudan a la formación de un nuevo tejido fibrocartilaginoso, facilitando el acceso tanto de los vasos y de las celulas osteoprogenitoras desde la médula ósea subcondral.

  • Los métodos reconstructivos buscan rellenar el defecto con tejido autólogo (propio) o aloinjertos (donantes), son las conocidas mosaicoplastias.

  • Por ultimo, los métodos regenerativos que aprovechan tecnicas de bioingeniería para desarrollar un tejido de cartilago hialino y los últimos avances en células madre.

Lesiones Multiligamentosas

Cuando hablamos de lesiones multiligamentosas hacemos referencia a aquellos casos en los que se producen daños en más de un ligamento de la rodilla. Generalmente estos casos se dan como consecuencia de traumatismos de alta energía, como por ejemplo puede ocurrir en un accidente de tráfico.

Diagnóstico

Al tratarse de lesiones que pueden afectar a diferentes estructuras al mismo tiempo, es indispensable la evaluación de la rodilla de manera completa así como la realización de radiografías que aportarán información con respecto a la alineación de la extremidad y una resonancia magnética para evaluar las partes blandas lesionadas.

Tratamiento

Una vez tomada la decisión de cuales serán las estructuras a reparar o reconstruir, se debe planificar la intervención quirúrgica. Es frecuente que al tener que reconstruir varios ligamentos de la rodilla sea necesario la utilización de aloinjertos, que son tendones provenientes de un banco de tejidos.

Rehabilitación

El proceso de rehabilitación dependerá de cada caso, dependiendo del tipo de estructuras que haya sido necesario reparar o reconstruir.

Por lo general, tras una primera etapa de unas dos semanas de inmovilización con una férula de rodilla en extensión y descarga completa de la extremidad con muletas, es frecuente la utilización de ortesis articuladas que permiten comenzar con la carga del peso del cuerpo a la vez que se protegen las estructuras reconstruidas. Esta segunda etapa oscila entre los dos y los cuatro meses.

Pasado este período se incorporan actividades de bajo impacto que irán aumentando de manera progresiva.

El proceso completo de recuperación se alcanza entre los nueve y los doce meses.

Quistes y tumores

Los síntomas y signos de estas enfermedades son muy similares en todos los pacientes afectados entre ellas tenemos: dolor, aumento de volumen de la articulación, limitación del movimiento articular y en muchas ocasiones bloqueo articular. La forma de presentación más común es de un paciente con síntomas y signos de una sinovitis crónica.

Un quiste de Baker frecuentemente se puede diagnosticar mediante una exploración física. Sin embargo, como algunos de los signos y síntomas del quiste de Baker se asemejan a los de otros trastornos más graves, tales como un coágulo, un aneurisma o un tumor.

Tratamiento

En ocasiones, el quiste de Baker desaparece por sí solo.  Sin embargo, si el quiste es grande y produce dolor, probablemente, el médico te recomiende los siguientes tratamientos:

  • Medicamentos. Es probable que tu médico te inyecte un corticoesteroide, como la cortisona, en la rodilla para reducir la inflamación. Esto podría aliviar el dolor, pero no siempre evita la reaparición del quiste.

  • Drenaje de líquido. El médico probablemente drene el líquido de la articulación de la rodilla con una aguja. Esto se denomina «aspiración con aguja» y a menudo se lleva a cabo bajo supervisión ecográfica.

  • Fisioterapia. Colocarte hielo, una venda elástica y el uso de muletas podrían ayudarte a reducir el dolor y la inflamación. Para reducir los síntomas y conservar la función de la rodilla, también suele ser útil realizar ejercicios suaves de amplitud de movimiento y de fortalecimiento de los músculos que rodean la rodilla.

De ser posible, los médicos tratan la causa de fondo del quiste. Si el médico determina que la ruptura de un cartílago está causando la producción excesiva de líquido sinovial, es probable que te recomiende operarte para extraer o para reparar el cartílago desgarrado.

 

Recuperar extensión

El aparato extensor de la rodilla (AER), mecanismo integral y parte vital del normal funcionamiento de la extremidad inferior del ser humano. Se define como un mecanismo al estar formando por varios componentes, con una distribución y función específica en la correcta función del conjunto global. Su amplia disposición se extiende desde la espina ilíaca antero-inferior del ilíaco, desciende hasta larótula y termina en tuberosidad tibial anterior (TTA), abarcando dos regiones muy importantes de la extremidad inferior, el muslo y la rodilla. Su anatomía está comprendida por diversas estructuras: el cuádriceps femoral, el tendón cuadricipital o suprapatelar, la grasa cuadricipital, la grasa prefemoral oposterior suprapatelar, la patela y la articulación patelofemoral, el tendón rotuliano, la grasa de Hoffa o infrarrotuliana y la tuberosidad tibialanterior, y los retináculos rotulianos y formaciones aponeuróticas.

× ¿Cómo puedo ayudarte?